¿Cómo las creencias controlan nuestro cuerpo?


Nuestras ideas y percepciones tienen un efecto en nuestra salud y en todos los aspectos de nuestra vida, en este artículo analizaremos el poder de las creencias para controlar nuestro cuerpo.

La mente es el producto de lo que el cerebro hace. En organismos complejos como el del ser humano los procesos mentales actúan como filtros que cambian la forma en que percibimos e interpretamos el mundo y adaptan nuestra biología a dicha interpretación.

la mente

La mente y el cuerpo están conectadas, el Sistema Nervioso Central es para nuestro cuerpo la autoridad responsable de examinar las señales ambientales e interpretarlas y ordenar las respuestas de comportamiento apropiadas para cada una de nuestras células, las cuales, actúan en comunidad acatando las decisiones establecidas en el cerebro.

Todos tenemos la posibilidad de cambiar y mejorar el funcionamiento de nuestro cuerpo y salud, desaprendiendo las creencias negativas, abandonando el miedo y el odio y tomando la decisión de vivir en forma consciente observando con agradecimiento las cosas positivas que la vida nos ofrece cada día.

Referencias bibliográficas

Ellis A. y  Russell G., 1981, Manual de Terapia Racional – Emotiva. Desclee de Brouwer S.A., Bilbao.

Labrador F., Cruzado J.,Muñoz M., 2004  Manual de Técnicas de modificación y Terapia de conducta.  Pirámide. Madrid

Lipton Bruce H., 2005, La biología de la creencia: la liberación del poder de la conciencia, la materia y los milagros. Palmira. Virginia

Ver enlaces relacionadas

¿Cómo prevenir el envejecimiento cerebral?

¿Qué es la paradoja de la sabiduría?

¿Cómo lograr el éxito personal a través de la inteligencia emocional?

¿Cuál es la diferencia entre pensamiento dogmático y critico?

¿Cómo desarrollar creencias para la felicidad?

 

 

 

3 pensamientos en “¿Cómo las creencias controlan nuestro cuerpo?

  1. Pingback: Competencia O Cooperación, ¿Cuál Es La Clave De La Supervivencia? – Carolina León

  2. Pingback: ¿Por qué le miedo mata? – Carolina León

  3. Pingback: ¿Somos seres compasivos? – Carolina León

Los comentarios están cerrados.