¿Cómo transformar la realidad?


Este artículo es una reflexión sobre como la mente es capaz de crear la realidad que vivimos y de transformar sociedades.

Las personas que han dejado huella en la historia son aquellas que se han planteado el interrogante ¿cómo puedo construir un mundo mejor para mí y para quienes me rodean? y ademas han utilizado su creatividad e innovación para transformar las condiciones de su entorno. Tomemos como ejemplo el caso de Nelson Rolihlahla Dalí Bunga Mandela (1918-2013) un heroico político sudafricano reconocido en el mundo por su lucha contra la discriminación racial en Sudáfrica y su triunfo contra un sistema de gobierno intolerante e injusto.

mandela

Mediante la doctrina de la resistencia pacífica Mandela lideró el movimiento de resistencia civil contra el racismo en su nación. No obstante, esta lucha lo condujo a pasar 27 años en una prisión brutal y represiva.  La vida de este líder nos muestra como una persona que lo ha perdido todo es capaz de sobreponerse, aprender y a partir de su experiencia reinventarse para cambiar su propia historia y la de su pueblo. Su entorno lo llevó a vivir un trato injusto y tuvo momentos de miedo, angustia, frustración y enojo. A pesar de todo una vez en libertad Mandela trabajó con sus anteriores enemigos para superar sus diferencias políticas en pro de la construcción del sistema democrático de su país.

Mandela modificó la realidad social de su época con su mente partiendo del conocimiento sí mismo, siendo coherente y transformando sus emociones y experiencias negativas en oportunidades de aprendizaje, para contribuir a la búsqueda de soluciones creativas que lograron un mundo mejor para las generaciones siguientes. En 1993 le fue concedido en premio Novel de la Paz y en 1994 fue elegido presidente de la República de Sudáfrica, en las primeras elecciones libres y democráticas que se celebraron en dicho país.

“Yo era un joven agresivo y arrogante. Mis 27 años de cárcel me hicieron comprender lo importante que es la tolerancia. Que no hay tiempo para la amargura, sino para la acción”. 

NELSON MANDELA

Ver enlaces relacionados

¿Cómo afrontar la incertidumbre?

¿Cómo aprende nuestro cerebro?