Uso de los videojuegos en tiempos del COVID-19.


Efectos en el desarrollo cerebral y el aprendizaje

Nuestros niños han tenido que vivir un periodo de aislamiento prolongado en un intento del gobierno por disminuir el contagio del Coronavirus (Covid-19), una experiencia que puede convertirse en tediosa y angustiante. Los padres requerimos encontrar alternativas para evitar que se aburran y se sientan ansiosos y a la hora de elegir buscamos diversión, pero también sabemos que todo lo que experimenten puede tener un efecto en su desarrollo. En este articulo revisaremos desde la neuropsicología, los aspectos negativos y positivos del uso de los videojuegos y  que los controles podemos implementar como padres para potencializar los beneficios de esta herramienta tecnológica.

Aspectos negativos del uso de los videojuegos

Las investigaciones realizadas desde los años 80s sobre los efectos de los videojuegos han mostrado que existe un grupo de personas que al utilizar este entretenimiento tienden a abusar de su uso, causando aislamiento social y bajo rendimiento escolar. Adicional, cuando el tipo de videojuego elegido es de contenido violento se tiende a incrementar sentimientos hostiles y los niveles ansiedad de los jugadores. No obstante, esto sucede en algunos los casos, los menores que desarrollan estas conductas, generalmente son chicos sin  supervisión y con pocas fuentes de motivación en su vida diaria.

Aspectos positivos del uso de los videojuegos

Con respecto a los aspectos positivos, las investigaciones también han demostrado que los videojuegos generan en los jugadores cambios a nivel biológico y producen mayor plasticidad cerebral, lo que les permite mejorar sus habilidades y su percepción. De acuerdo a los resultados de investigaciones de psicólogos como Roberto Colon y María Ángeles Quiroga o de la neurocientífica Daphne Babelier, los videojuegos mejoran de forma entretenida habilidades como comprensión verbal, toma de decisiones, atención, agudeza visual, memoria, planificación y el razonamiento. Así mismo, entrenan a las personas en la ejecución de actividades multitarea, es decir mejoran la capacidad de realizar varias actividades al mismo tiempo.

¿Como potencializar los aspectos positivos de los videojuegos?

El control del tiempo y del tipo de videojuego a utilizar es fundamental. Actualmente el mercado de los videojugos ofrece propuestas para todos los gustos, hay que elegir narrativas diferentes, que sumerjan a los niños en historias tan cuidadas y complejas como las de un libro. Los padres debemos conocer el contenido de los juegos y considerar el tiempo invertido por el chico, esta es la mejor medida para cuantificar el fenómeno de la dependencia; un progresivo aumento del uso por varios meses es una señal de alerta.

Podemos concluir que los videojuegos permiten enriquecer las capacidades de los niños mientras juegan, la invitación a los padres es que jueguen con sus hijos para así reducir sus propios niveles de estrés, mejorar sus propias habilidades, conocer que hacen sus hijos y compartir con ellos.

Ver artículos recientes