EL PODER DE LA GRATITUD


La gratitud es la antesala de la felicidad porque nos permite tener fe, convertir los problemas en bendiciones y a partir de ellos aprender, crecer y reconstruir. Las personas agradecidas celebran la vida y reconocen  todos los dones que les brinda; la salud, las personas que les acompañan en su camino y los bienes recibidos.

agradecimiento

Ser agradecidos implica un desarrollo interior capaz de controlar nuestra soberbia y egoísmo, admitir que necesitamos de los demás y reconocer sus aportes en nuestras vidas. En ocasiones, estamos tan concentrados en tener más cosas que olvidamos reconocer los méritos ajenos, y poco a poco vamos adquiriendo la costumbre de encontrarle defectos a todo, desconociendo los valiosos esfuerzos o los méritos de los demás.

Cuando practicamos el agradecimiento de una manera sincera, congruente y con significado, sintiendo y expresando nuestras emociones, nos hacemos más conscientes de los dones recibidos. La gratitud tiene un efecto multiplicador, nos hace crecer interiormente pero también genera emociones positivas en quienes nos rodean, el reconocimiento es el mejor regalo que puede recibir una persona en cualquier ámbito de la vida.

Le invito hoy a iniciar la práctica del agradecimiento, escribiendo un mensaje de texto a una persona que haya hecho algo especial por usted, dándole gracias y contándole los sentimientos que esa acción le provocó.  Su actitud al reconocer el bien recibido brindará emociones positivas a la persona que le ha escrito y atraerá bienestar hacia usted.

“Sólo un exceso es recomendado en el mundo, el exceso de gratitud”. 

Jean de la Bruyére.

Últimas entradas