¿Cómo gestionar los conflictos laborales?


Las empresas son un entorno social donde las personas interactúan la mayor parte del día y por esto es difícil considerarlas como ambientes libres de conflictos. En este artículo identificaremos estrategias para gestionar los conflictos  laborales de forma eficiente.

Los conflictos surgen de las expectativas que tenemos ante diferentes situaciones y la posibilidad que hay para satisfacerlas. Es una experiencia subjetiva que implica el deseo de satisfacción de las necesidades propias que en ocasiones no son compatibles con las necesidades de otros.  Dicha disonancia puede ser temporal y esporádica o puede convertirse en permanente, generando un deterioro progresivo en la calidad de la relación.

El conflicto ocurre en todas las relaciones humanas incluyendo las laborales.  El ambiente empresarial es el entorno social donde más tiempo compartimos como adultos, situación que facilita que se presenten conflictos de tipo intrapersonal (cuando nos sentimos incómodos con alguna labor encomendada), de tipo interpersonal (vinculados a relaciones con jefes o entre compañeros) o de tipo grupal (asociados a los mecanismos de comunicación entre áreas o departamentos).

Photo by Helena Lopes on Pexels.com

El conflicto laboral puede ser multicausal, pero debe ser considerado como funcional o disfuncional dependiendo de los efectos que tiene para las partes involucradas. Se convierte en disfuncional cuando genera ineficiencia que puede abarcar desde una interferencia mínima en las operaciones de la compañía, hasta la aparición de serias disfunciones que atentan contra la efectividad de la organización y la motivación de los colaboradores.

Lo cierto es que gestionar los conflictos laborales implica más que aplazar o evitar la confrontación, se requiere analizar y diagnosticar precozmente las tendencias personales y organizacionales, así como de las situaciones pre-conflictivas (quejas presentadas), a fin de establecer estrategias que permitan mejorar las capacidades de la organización para resolver las diferencias de manera oportuna y eficiente. Cuando las organizaciones deciden evitar solucionar los conflictos en las etapas iniciales, las tensiones se amplían, originando de esta forma el desencadenamiento del conflicto.

Referencias bibliográficas 

  • MUNDUATE, Lourdes y MARTÍNEZ, José.  Conflicto y Negociación.  Colombia: Pirámide.  1999.  37p.
  • RODRIGUEZ, Mauro. Manejo de conflictos. México: Ed. Manual moderno. 2da edición. 1989. 15p.
  • WALTON, Richard. Conciliación de conflictos interpersonales: confrontaciones y consultaría de mediadores. EAU: Fondo educativo interamericano.1973. 2p.

Últimas entradas