¿CÓMO ESTIMULAR EL APRENDIZAJE DE LOS NIÑOS?


“Oigo y olvido, veo y recuerdo; hago y aprendo”

Confucio

Tradicionalmente la educación de preescolar y primaria en Colombia se centra en fomentar el trabajo individual y la disciplina porque los niños pequeños tienden a distraerse con mayor facilidad y los profesores deben controlar durante aproximadamente hora y media grandes grupos de niños en  aulas reducidas. Mantener la disciplina implica estrategias como prohibir que los niños se levanten del puesto,  que hablen entre sí o que interrumpan la clase para preguntar.

nin%cc%83os

En muchas instituciones educativas las actividades pedagógicas se centran en clases magistrales con ejercicios de mesa, copiar del tablero,  hacer dictados o ejercicios de preguntas y respuestas orales controladas por el profesor. No obstante los niños de la generación Alfa, la primera nativa 100% digital han crecido expuestos a una sobre estimulación tecnológica que convierte en un reto desarrollar estrategias pedagógicas que capten su atención. Afortunadamente en los últimos 20 años, la neurociencia ha hecho descubrimientos que pueden fortalecer nuestro conocimiento acerca de las mejores estrategias pedagógicas para favorecer la atención y el aprendizaje de los niños, revisemos cada una:

Movimiento: En la antigüedad se sabía que actividad facilita del aprendizaje, esto se evidencia desde Aristóteles en sus paseos peripatéticos. Actualmente la neurociencia confirma este conocimiento; un alumno sentado puede entender y mantener la atención por espacio de aproximadamente 15 minutos, pero aprende poco. Por el contrario las actividades prácticas que involucran el cuerpo y que permiten a los alumnos intercambiar información entre compañeros y profesor, mejoran la eficacia y garantizan que los alumnos mantengan la atención. Hay que diseñar actividades que les permitan a los estudiantes aprender andando y comunicando de forma verbal ó escrita.

Duración de las actividades de aprendizaje: Evitar desarrollar actividades que tengan una duración superior a 20 minutos, ya que después de este periodo de tiempo, el cerebro tiende a perder la atención. Conviene hacer intervalos; desarrollar la actividad de enseñanza, descansar o jugar y finalmente reiniciar la actividad. Sin atención no hay aprendizaje.

Enseñar al alumno a jugar el rol del profesor: Puede hacerse con sus compañeros de clase o con niños de cursos inferiores. Todos se benefician, los niños de la clase refuerzan su aprendizaje y sus compañeros-alumnos tiene la oportunidad de aprender mediante un método de enseñanza social. En algunos contextos, los mejores profesores son los amigos de la clase.

Memorización comprensiva. Los niños aprenden más fácilmente, cuando comprenden los contenidos y saben cómo aplicarlos en diferentes situaciones problemas.

Motivación: El  lóbulo frontal de un niño menor de 10 años es inmaduro, esto hace que tenga una conducta inmediatista, le es difícil controlar su comportamiento porque tiene disminuidas sus capacidades de planificación, anticipación y valoración de las consecuencias. Por esto, utilizar la amenaza con los padres o con los directores para que un niño se esfuerce por mantener la atención en clase, no es una estrategia eficiente de motivación.

La mejor estrategia es hacer llamativa y novedosa la clase, porque la atención es el primer factor que influye en el aprendizaje, pero es cíclica, neurológicamente el cerebro está realizando introspección y la atención tiende a perderse cada 15 minutos. Si la metodología de clase no llama la atención del niño permanentemente, este se distrae, no aprende y se desmotiva.

El juego y el trabajo en grupo, son dos excelentes estrategias para mantener la motivación. El refuerzo social inmediato entre compañeros, motiva el desempeño individual y colectivo y este tipo de actividades liberan dopamina en el cerebro, neurotransmisor potencializador del optimismo, la felicidad y el aprendizaje. Somos seres sociales y cuando unimos esfuerzos, nuestra capacidad de crear y de aprender se multiplica.

Repetición: La repetición permite consolidar las redes neuronales y por lo tanto el aprendizaje, los temas se deben fragmentar, y entregar en forma espaciada dando continuidad y utilizando diferentes campos de memoria ejemplo: visual, auditiva, perceptiva, comunicativa, etc.

Indiscutiblemente la educación es un campo interdisciplinario, de impacto social. Nos compete a padres, maestros, profesionales de distintas áreas y a la sociedad, es nuestro deber buscar mejores estrategias para educar, que estimulen la individualidad, la creatividad, el aprendizaje y el desarrollo de las capacidades innatas que tienen los niños en sus primeros años de escolaridad.

“la educación ante todo es contexto y luego contenido”

Rodolfo Llinás